Web de ARION Web FCI
Men√ļ Principal
Home
La RSCE
Las Razas Espa√Īolas
Listado Oficial de Razas
Sociedades Caninas
Clubes de Raza
Agility
Morfología
Rastro
Pruebas Campo y Trabajo
Pruebas Polivalentes PAE
Obediencia
IPO
Mondioring
IPO-FH
Prueba Sociabilidad
Jueces de la RSCE
Tramitaciones
Tarifas
Reglamentos y Normativas
Comisarios Principales
Identificación Genética
Estadísticas
Calendarios
Grupos √Čtnicos Caninos
Galería de Imágenes
Grupos √Čtnicos Caninos informaci√≥n Imprimir E-mail

GRUPOS √ČTNICOS Y RAZAS CANINAS

Llamamos Grupo √Čtnico a una poblaci√≥n canina que comparte entre sus miembros unos rasgos propios, tanto f√≠sicos como funcionales, fijados por ‚Äúselecci√≥n funcional‚ÄĚ, a lo largo de los a√Īos, dentro de una determinada √°rea geogr√°fica. ¬ŅPuede denominarse a estos grupos √©tnicos RAZA canina? Desde un punto de vista coloquial, popular e incluso en el √°mbito de algunas administraciones, as√≠ se ha hecho y se hace.

Pero, en un sentido estricto, y de acuerdo con los par√°metros de selecci√≥n en la Cinofilia moderna, existen diferencias esenciales entre Grupo √Čtnico y Raza canina y, el hecho de no haber comprendido cabalmente esas diferencias, fue una de las principales causas de no haber aprovechado los a√Īos finales del siglo XIX, y buena parte del siglo XX, para consolidar unas Razas caninas espa√Īolas pujantes y bien establecidas, como hicieron otros pa√≠ses.

Para convertir un Grupo √Čtnico o ‚Äúcasta‚ÄĚ canina en una Raza moderna, hace falta un trabajo espec√≠fico de selecci√≥n, por parte de los criadores, de una forma consensuada en torno a un proyecto com√ļn (Est√°ndar racial), con sus individuos registrados de generaci√≥n en generaci√≥n (Libro de Or√≠genes) y conseguir un nivel notable de homogeneizaci√≥n y estabilidad en los individuos reconocidos, tanto en su fenotipo como en su genotipo. Esa estabilidad ‚Äúgen√©tica‚ÄĚ requiere que, durante al menos tres generaciones, se pueda constatar la herencia de los caracteres deseados y que constituyen la tipicidad racial. Por emplear una met√°fora, los Grupos √Čtnicos ser√≠an piedras preciosas ‚Äúen bruto‚ÄĚ que se convierten en aut√©nticas joyas √ļnicas (Raza) tras un trabajo planificado de limpieza, corte y tallado, que las presenta en todo su esplendor y personalidad.

Pues bien, en nuestro pa√≠s, hemos tenido hist√≥ricamente un riqu√≠simo patrimonio de Grupos √Čtnicos (Mastines, Galgos, Podencos, Perdigueros, Pachones, Presas, Alanos, Perros de Agua, Careas, Ratoneros‚Ķ) pero, lamentablemente, no pudimos o no supimos trabajar adecuadamente en el decisivo paso de ‚Äúlimpieza, corte y tallado‚ÄĚ de esas aut√©nticas piedras preciosas, para convertirlas en RAZAS modernas de primer nivel.

Resulta pat√©tico leer como los cin√≥filos m√°s avanzados de nuestro pa√≠s, a principios de siglo XX, buscaban afanosos y desconcertados ‚Äújoyas acabadas y deslumbrantes‚ÄĚ entre nuestros ricos Grupos √Čtnicos y quedaban desolados ante el supuesto ‚Äúdeterioro, bastardeo y degeneraci√≥n de nuestras razas caninas, en otro tiempo inigualables‚ÄĚ. No acertaron a comprender que las brillantes y homog√©neas Razas caninas que aparec√≠an en otros pa√≠ses, no eran producto de un regalo divino, sino del trabajo de selecci√≥n llevado a cabo por cientos de entusiastas criadores con m√©todo, conocimientos, dedicaci√≥n y objetivos claros.

De aquella err√≥nea concepci√≥n que supon√≠a que nuestras Razas caninas aut√≥ctonas fueron en otro tiempo perfectas, sin necesidad del trabajo necesario de ‚Äúlimpieza, corte y tallado‚ÄĚ, somos todav√≠a deudores en la actualidad en no pocos aspectos. As√≠ queda de manifiesto cuando reiteradamente hablamos de ‚ÄúRECUPERAR UNA RAZA ‚Äú, como si alguna vez en el pasado hubiese existido tal. La verdad es que no. Las Razas en sentido moderno, no son simplemente un regalo de la naturaleza, sino el producto de un arduo trabajo. No se trata de ‚Äúrecuperar‚ÄĚ una raza, sino de seleccionar un Grupo √Čtnico para crear una Raza.

Hubo que esperar hasta finales de los a√Īos 70 y principio de los a√Īos 80 del siglo XX, para que surgiese un movimiento entusiasta dispuesto a revitalizar nuestro patrimonio canino aut√≥ctono y se comenzasen a aplicar, de forma m√°s rigurosa, los principios selectivos vigentes en la cinofilia internacional: estandarizar adecuadamente nuestros Grupos √Čtnicos, agrupar a los criadores en torno a ese Est√°ndar y controlar selectivamente el acceso de los ejemplares adecuados al Libro de Registro (R.R.C.) y al Libro de Or√≠genes (L.O.E.) a partir de la tercera generaci√≥n completa en el pedigree.
Este proceso, en el que a todos los Grupos √Čtnicos se les ‚Äúconcedi√≥‚ÄĚ el status de Raza pr√°cticamente de partida, ha resultado satisfactorio en general, pero muy desigual en los resultados. Hoy en d√≠a, unos han cumplido con sobresaliente y se han ganado con creces no solo el derecho a lucir con orgullo el t√≠tulo de Raza canina en sentido moderno, sino que han logrado un reconocimiento nacional e internacional rotundo e indiscutible.

Otros, aunque con un √©xito menos clamoroso, est√°n en una situaci√≥n de mejora evidente y en fase de consolidaci√≥n y, por √ļltimo, hay algunas Razas, como los Podencos Andaluces que, a√ļn estando por n√ļmero de individuos y homogeneidad f√≠sica y funcional entre los m√°s importantes de nuestro patrimonio canino, no hemos acertado con la tecla para integrarlos en el proceso de consolidaci√≥n como raza en la Cinofilia moderna. Resulta frustante comprobar como, habiendo transcurrido ya muchos a√Īos desde su oficializaci√≥n como Raza, y contando con miles de individuos desempe√Īando de maravilla su funci√≥n cazadora, solo unos pocos han optado por completar las tres generaciones de un pedigree‚Ķ Es indudable que esta poblaci√≥n canina merece que hagamos un esfuerzo imaginativo para que la situaci√≥n cambie para mejor.

En la actualidad, existen todav√≠a en nuestro pa√≠s varios Grupos √Čtnicos que tratan de recorrer el camino que les lleve a su reconocimiento como Raza canina oficial y aumentar as√≠ la riqueza cultural de nuestro patrimonio canino. Entre ellos est√°n el ‚ÄúCarea Castellano-Manchego‚ÄĚ, el ‚ÄúCarea Leon√©s‚ÄĚ, el ‚ÄúXarnego Levantino‚ÄĚ, el ‚ÄúLobito Herre√Īo‚ÄĚ o el ‚ÄúNave√Īo‚ÄĚ de Extremadura entre otros varios‚Ķ Para estos y otros Grupos √Čtnicos que est√©n interesados, la Real Sociedad Canina de Espa√Īa ha creado una ‚Äúhoja de ruta‚ÄĚ que les lleve a ser reconocidos como Raza oficial.

Esa hoja de ruta est√° concretada en el Reglamento para Grupos √Čtnicos Caninos de la Real Sociedad Canina de Espa√Īa.

 

Carlos Salas Melero
Delegado de Razas Espa√Īolas de la R.S.C.E.

 

      © 2009 RSCE    |   Nota Legal   |   Privacidad de Datos