Descripción Imprimir

Las Pruebas de Trabajo para perros de rastro. 
Son un auxiliar para la cría y su objetivo es destacar a los mejores ejemplares, para conocimiento de criadores y aficionados. Éstos se valoran de acuerdo a sus prestaciones y el estilo inherente a su raza, y eventualmente consiguen un Certificado de Caza del tipo de la prueba, con una calificación y una puntuación que debe haber superado el mínimo establecido. Las pruebas se realizan preferentemente en periodos hábiles de caza, y en terrenos con condiciones adecuadas para ejercerla, y en ellas se ponen en juego los certificados para la obtención del Campeonato Nacional de Trabajo (C.A.C.T.). 

Pruebas de caza a tiro por jaurías o lotes. 
Estas pruebas son al estilo de la caza a tiro con lotes de perros de rastro. Los perros de cada lote pueden pertenecer a varios propietarios que se hayan puesto de acuerdo para presentarlos así. Los pueden llevar varios conductores, el número de estos, el mínimo y máximo de ejemplares de cada lote, y el tiempo máximo de que disponen, dependen de la pieza sobre las que se corre.

Según éstas se dividen en:
 

  • Pruebas sobre liebre.
  • Pruebas sobre conejo.
  • Pruebas sobre corzo.
  • Pruebas sobre zorro.
  • Pruebas sobre jabalí.

Los perros son calificados individualmente. Para valorarlos el jurado no tiene en cuenta la eventual captura de la pieza, sino el estilo inherente a su raza, la calidad y duración de sus prestaciones, la actitud ante la pieza a cazar, la búsqueda y aproximación a ésta, su levantamiento, su seguimiento, que debe ser sostenido y perseverante, y el como se resuelven las dificultades y las pérdidas de rastro. Los perros pueden obtener un Certificado de Caza con la calificación de Bueno, Muy Bueno o Excelente, y en su caso el CACT.